dijous, 29 d’abril de 2010

Jean Nouvel: edificio de apartamentos en Manhattan

En el histórico distrito neoyorquino de West Chelsea, al sur de Manhattan, en el número 100 de la 11ª Avenida, cerca del parque urbano High Line y junto a la sede de IAC (InterActive Corp) de Frank Gehry, se alza un nuevo edificio de apartamentos de lujo de 23 plantas de altura, que combina una fachada curva, acristalada y fragmentada con una severa fachada interior en ladrillo oscuro semejante a las de los edificios históricos de la zona. Se trata del condominio antes conocido como 100 11th Avenue, posteriormente llamado Vision Machine y al final rebautizado como Nouvel Chelsea por razones de comercialización.
En la planta de contacto con la calle, un zócalo de siete plantas de altura conformado por un entramado metálico permeable que se separa unos 5 metros de la fachada del edificio configura un atrio semiabierto en cuyo interior flotan árboles de porte medio como en un jardín colgante. En esa banda inferior se encuentran también las terrazas (abiertas o cerradas) de las seis primeras plantas de apartamentos y un patio al aire libre para el restaurante situado en la planta del vestíbulo. Entre los servicios comunes ofertados se encuentra una piscina de 25 metros, en parte al aire libre y en parte cubierta; cafetería-restaurante en la logia.
Los 72 apartamentos que ofrece el edificio —cinco de ellos áticos— van desde los 83 metros cuadrados a los 435, de uno a cuatro dormitorios, con cocinas de tipo americano y acabados personalizados.
La fachada curva que caracteriza la torre abarca todo el ancho del solar en un gesto que maximiza tanto la superficie que da frente a la calle como las vistas desde el edificio, de modo que todas las viviendas reciben luz y vistas de la orientación sur y oeste. Todos los apartamentos cuentan con un frente a la calle con una longitud de entre 10 y 53 metros, y fachadas de suelo a techo, divididas en varias hojas de vidrio enmarcadas en potentes carpinterías. El muro cortina se divide en grandes marcos o bastidores de estructura de acero, de entre 3 y 5 metros de alto y hasta 11 metros de luz; dentro de ellos se encajan varias ventanas de distintos tamaños, en las que las hojas de vidrio se sitúan giradas tanto respecto al eje vertical como al horizontal, estableciendo una superficie discontinua que varía según las condiciones de luz solar. El resultado es un edificio cuya envolvente se percibe cambiante a lo largo del día desde la calle, y que ofrece a sus habitantes vistas enmarcadas de la ciudad. La fachada posterior, orientada al norte y al este, de ladrillo visto pintado de negro, cuenta también con huecos de dimensiones variables, igualmente girados en vertical y horizontal.

www.jeannouvel.com
link a las imagenes

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada