diumenge, 6 de juny de 2010

The Goldfinger House

Uno de los descubrimientos más interesantes del fin de semana pasado en Londres fue esta maravillosa casita de Erno Goldfinger, un arquitecto que desconocía absolutamente con nombre de película de James Bond, que me fue recomendada por un amigo ilustrado. La casa, edificada en 1939 por este arquitecto de origen húngaro y afincado en Londres, es visitable y fue su propio hogar y estudio durante muchos años. El edificio consta de un cuerpo central con la vivienda principal y dos cuerpos laterales que alojaban dos viviendas más destinadas al alquiler. Uno de los temas más interesantes de la casa es la manera en que se contextualiza con el entorno de casas tradicionales inglesas sin renunciar a un lenguaje arquitectónico radical y contemporáneo. 
La fachada principal de ladrillo presenta composiciones diferentes en cada una de las plantas. La planta baja ofrece un tratamiento amable en madera y colores distintos (azul, amarillo y rojo) para cada una de las puertas de las tres diferentes viviendas. El cuerpo principal con un gran ventanal que explicita el gran espacio principal que se encuentra detrás y une formalmente las tres viviendas en una sola fachada.  Y la planta superior con ventanas más controladas a la escala de los dormitorios que se encuentran detrás.
La gran ventana central, que unifica formalmente las tres casas, es un prodigio de diseño. La ventana recula hasta el fondo de la pared de cerramiento y tiene un despiece vertical que permite la abertura de sus hojas, pero en un cierto momento se inscribe en ella un ventanal fijo que se alinea con el plano de fachada creando un escaparate con repisa (libros, esculturas, etc...) altamente expresivo desde el interior y que otorga una gran personalidad a la fachada principal, convirtiendo el plano de ventana en un volumen expresivo e intencionado.
En el interior la vivienda se estructura a partir de una escalera de caracol que conecta con los diferentes espacios a diferentes alturas, de manera que permite visiones del living y del exterior desde el estudio elevado a media altura de la parte trasera. Este pequeño truco de las diferentes alturas, resultado natural del poco espacio disponible y de la búsqueda de la máxima eficiencia de la escalera, así como un diseño pormenorizado y exquisito de muebles y colores, convierte a este proyecto en una pequeña joya que ningún arquitecto debería perderse.
Goldfinger es autor de otros proyectos muy interesantes en Londres, como por ejemplo la Trellick Tower, que habrá que revisitar con otra mirada a partir de ahora. JB.
link 0_ Algunas fotos del interior.
link 1_ Goldfinger House
link 2_Golfinger en Wikipedia
link 3_Goldfinger
link4_Design Museum
link 5_Articulo en The Independent
link 6_Blog que cuenta que Ian Flemming, escritor de las novelas de James Bond 007, vivía en la misma calle que esta casa y la odiaba por su modernidad, razón por la que puso el nombre de Goldfinger al personaje del "malo" de su novela más famosa....



1 comentari:

  1. Estuve buscando infructuosamente los planos de esta vivienda. ¿Tienes fotos personales de la visita? Ayudaría a comprender mejor la volumetría de la ventana de la que hablas. Hay muy poca información sobre la misma, pese a contar como "atracción arquiturística" y ciertamente, Goldfinger es/era un desconocido.

    A ver si encuentro las plantas para estudiar también esa escalera de caracol, aparentemente el inmueble no es tan pequeño que no permita incluir una escalera de tramos (siempre encontré que la inclusión de una caracol, así como la de patios interiores en edificios exentos, era un error de proyectación, habrá que estudiar este caso en particular! :D)

    ResponElimina