dijous, 1 de juliol de 2010

Y, pese a todo, se mueve | Oscar Guayabero




Suplemento de Cultura Avui, 1 de Julio de 2010
Lo más destacable es la preocupación por una claridad constructiva

Lejos de fastuosas exposiciones oficiales, necesarias pero no suficientes, un pequeño grupo de arquitectos catalanes de los que llamamos emergentes o jóvenes promesas se han reunido para exponer su trabajo en Lisboa, bajo el título de Materia sensible. El evento supone el punto de partida de una red europea que pretende dar visibilidad a las arquitecturas locales de arquitectos jóvenes (entre 30 y 40 años) en diferentes países del continente.
Me encuentro con Pedro Buil, Carlos Cámara y Joan Vitoria, los tres comisarios que han hecho la selección de los 10 estudios que han expuesto en Lisboa. Las ganas de explicarse hace que a menudo respondan los tres a la vez, así que renuncio a atribuir frases a uno u otro. Me cuentan que se conocen de la facultad y que, aunque hacen cosas por separado, cuando Pedro Duarte Bento, de la galería Nogo de Lisboa, propuso una exposición de arquitectura catalana a Pedro Buil, tuvo claro que quería contar con Carlos y Juan. "Enseguida tuvimos claro que no queríamos una exposición generalista. No podíamos ni queríamos hacer una exposición como la de París ". Se refiere a la muestra Arquitectura catalana 2004-2009, retrato de un tiempo.

La suya es una mirada más focalizada: "Nosotros pretendemos mostrar la capacidad para dar respuesta a los desafíos contemporáneos de la arquitectura, derivados de la crisis económica y el fin de los paradigmas que han guiado la arquitectura en los últimos años". Les digo que no creo que haya ningún arquitecto que no pretenda eso mismo y me resumen qué rasgos debían tener las obras presentadas: "Nos interesan arquitectos que toman la construcción como elemento del proceso de trabajo y no como consecuencia posterior del proyecto. Aunque no estamos para discursos vernaculares por ellos mismos, nos interesa la contemporaneïtzació de elementos constructivos locales que dan respuestas a problemas también locales. Entendemos la sostenibilidad como parte del proyecto, no como añadido posterior ". Comparto con ellos que los sistemas pasivos siempre son más sostenibles que los electromecánicos y les pregunto por el papel de la construcción. "Hemos vivido una época-que ya casi da pereza criticar porque ahora todo el mundo lo hace-que se basaba en iconos, formas, conceptos e ideas más o menos afortunadas que generaban proyectos por ellas mismas sin tener en cuenta que es en la construcción donde se hace el edificio, no en los documentos de presentación ". Me señalan que les interesa la arquitectura honesta. Es uno de esos conceptos difíciles de explicar pero fácil de entender: "Es aquella que asume las limitaciones propias del momento, del lugar, del encargo y los recursos disponibles, para transformarlas en oportunidades".Los arquitectos expuestos son: Arquitecturas. Bosch. Capdeferro, DataAE, David Sebastian + Gerard Puig; Harquitectes, Emiliano López + Mónica Rivera, Francisco Cifuentes, José Bunyesc; TEd'A Arquitectos.


Me dejan claro que la iniciativa es una red de conocimiento: "Nosotros no conocíamos algunos de los equipos elegidos, sólo su trabajo. Entre ellos tampoco se conocen y ya se están creando contactos interesantes ". Además, en Lisboa ha sido tan importante la exposición como las charlas de los equipos seleccionados. El objetivo ha sido poner en contacto con arquitectos jóvenes de Portugal. Por ello, Rui Mendes, arquitecto y crítico, ha hecho un análisis del trabajo expuesto sobre la situación local y se han visitado obras de los alrededores de Lisboa. El proyecto tiene continuidad, por un lado exponer en Galicia y Barcelona, pero, sobre todo, la intención es que por la Nogo de Lisboa vayan pasando jóvenes arquitectos de toda Europa que forman parte de la red Import / Export: arquitecturas locales para en un mundo global, el más cercano a una selección de arquitectos de Escocia.

De lo que ha pasado en Lisboa lo más destacable ha sido ver las diferentes maneras de abordar un proyecto, la preocupación por una claridad constructiva. El ahorro energético y económico, el ciclo de vida de las obras construidas y la sistematización ya no se plantea como un exotismo sino como un parámetro de trabajo cotidiano. "Otro debate interesante ha sido la idea de belleza, por el contrario los que la buscamos desde el inicio, con unas imágenes apriorísticas, se plantea esa belleza que sale de la coherencia del proceso proyectual ".

Para cerrar la exposición se ha hecho un pequeño documental sobre las obras seleccionadas, una aproximación personal de la realizadora, y también arquitecta, catalana Adriana Salvat a las vivencias dentro de las obras expuestas. Yo diría que después de ver las obras y de conocer el trabajo de los equipos hay algo que los reúne y que se resume bastante bien en el titular que el arquitecto y crítico Ricardo Carvalho ha puesto en su artículo sobre la muestra Pragmatismo cálido.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada